Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas
» Besinci Element - Confirmación - Normal
Vie Nov 29, 2013 2:41 pm por Invitado

» •·• Try It •·• foro de promoción •·• Únete! •·•
Jue Nov 14, 2013 12:52 pm por Invitado

» [Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite {Error en nuestros botones}
Sáb Nov 09, 2013 7:03 pm por Invitado

» Accio Hogwarts! (Conf. Af. Normal)
Sáb Nov 09, 2013 5:41 pm por Invitado

» [ Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite
Sáb Oct 26, 2013 1:33 pm por Invitado

» Moon Spell RPG {Afiliación normal}
Jue Oct 17, 2013 5:54 pm por Invitado

» Cierre de temas por inactividad
Jue Oct 10, 2013 5:17 pm por Jessica A. Glory

» CerberusProject [Gay/Slash/Yaoi AmoxEsclavo]-Élite- [Refresh]
Dom Oct 06, 2013 6:18 pm por Luminion Indocare

» What the fuck...? {Wendy} +18
Vie Oct 04, 2013 8:29 pm por Wendy C. Kruger


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Jul 21, 2013 7:51 pm.










  • PUNTOS DE LAS CASAS:
    Pasa el mouse

  • Gryffindor-10-

  • Ravenclaw-10-

  • Hufflepuff-10-

  • Slytherin-10-
















AFILIADOS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
[51/60]

Cruel Intentions


Titanic RPG
LSU
OPPUGNO THE LIGHTS Protego Maxima
Age of Dragons
TLC Crear foro
Stanford University PL



AFILIADOS NORMALES







Good morning for you, good night for me # Emmanuelle G. Kingstone

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Good morning for you, good night for me # Emmanuelle G. Kingstone

Mensaje por Holly G. Creed el Lun Jul 15, 2013 11:10 pm

Garabateó con la pluma el pergamino, agregando los últimos detalles a su ensayo, el primero que les enviaban en todo el año. La profesora McGonagall, había sido la responsable de dicho acto y, por ende, debía poner real empeño en aquella tarea, todo el mundo sabía que la profesora de Transformaciones se caracterizaba por ser una mujer sumamente rígida, y bastante exigente. Exigente. Podía soportar la exigencia, porque no había nadie más exigente que ella. Se notaba, porque, si no, ¿quién más estaría un viernes por la noche encerrada en la Sala Común, poniéndose al día con los deberes? Nadie y eso se notaba en la Sala Común. Eran las tres de la mañana y ya estaban todos en sus camas, seguramente, profundamente dormidos. Suspiró, al tiempo que respondía la penúltima pregunta del cuestionario. No podía recordarla. Buscó entre sus libros, de forma apresurada. Tenía que estar en algún lado, tenía que terminar, no podía irse a la cama sin antes terminar todo. Volvió a revisar, lo hizo una, dos, tres, cuatro veces. Pasó las páginas hacia un lado, y hacia el otro. Nada, nada de nada. Leyó las preguntas ateriores. Sí, lo había leído antes. ¿Dónde? No lo recordaba con exactitud.

Página 109, ¿o era la 110? Volvió a releer, al tiempo que los párpados comenzaban a cerrárseles solos. No podía quedarse dormida, no podía permitirlo. Pum. Los hechizos permutadores... Pum ... son conocidos por ser...Pum.   ¿Cuándo había aparecido un insecto tan grande en su pergamino? La muchacha abrió los ojos como platos, mirando aquel escarabajo gigante, que le devolvía la mirada, en unos grandes ojos verdes, ojos como los suyos. Asustada, intentó quitarle el pergamino al escarabajo, para descubrir que estos estaban totalmente en blanco. ¡¿Cómo?! Era imposible, toda la noche trabajando, para que un escarabajo le borrara todo. No podía ser, ¿se estaba haciendo más grande? Grande, cada vez más grande. Imposible. Intentó aplastarlo con su mano, para descubrir que no podía tocarlo, sólo lo traspasaba, como un fantasma, uno que no dejaba de hacerse más grande.  Plaf. Nada. Chilló, lo intentó con todas sus fuerzas, pero ningún sonido salió a través de sus labios...

Los cálidos rayos de sol comenzaron a entrar por la ventana, dándole justo en los ojos. Se removió, incómoda. Sentía el calor en la parte superior de sus rostro, los ojos comenzaron a picarle. Había algo húmedo en su mejilla. Se tocó con la yema de los dedos, estos quedaron completamente negros. Unos pasos y una risilla leve, hizo que la muchacha abriera los ojos, y se limpiara la baba seca que tenía pegada en los labios. Tenía la cabeza pegada al pergamino, que, en su mayoría, tenía la tinta borrosa, ya que había pasado a su mejilla derecha. Pestañeó varias veces. De todas las personas... allí estaba, la muchacha más perfecta que Holly conocía, Emmanuelle Kingstone, con su perfecto cabello, perfecta sonrisa, perfecto atuendo y perfecto humor, estaba parada frente ella. Se sintió opacada, incluso más de lo normal, ¿cómo se vería ella? La cara manchada, el cabello en un rodete despeinado, el esmalte de las uñas comido y, seguramente, unas ojeras marcadas. Ridícula— Buenos días —murmuró, como si aquello fuera lo más normal de mundo, formando una sonrisa, incluso, aunque lo que más quería era que la tierra se la tragara. Emmy, siempre perfecta. ¿Habría estado hace suficiente tiempo como para oírle gritar sobre escarabajos gigantes?   


Última edición por Holly G. Creed el Mar Jul 16, 2013 10:01 pm, editado 1 vez
avatar
Holly G. Creed
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 8
Puntos Ganados : 24
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning for you, good night for me # Emmanuelle G. Kingstone

Mensaje por Emmanuelle G. Kingstone el Lun Jul 15, 2013 11:43 pm

Abrió sus ojos con pesadez, escuchando los sonidos de una nueva tranquila mañana en el castillo. Ni si quiera necesitaba alguna clase de alarma para levantarse, ella tenía su propio despertador integrado en su organismo, haciendo que se levantara todos los días exactamente a las 6:00 am. Esto a ella le parecía bien, era una chica muy puntual, y odiaba llegar tarde. Aunque esta virtud era algo fastidiosa durante los días libre o vacaciones, o días en que se saltaba su habitual horario de sueño en alguna fiesta o celebración. Siempre se dormía temprano, con tranquilidad, esto para ella era muy importante, tener energías para un nuevo día. Ayer había tenido una tarde tranquila, asistió a sus clases habituales, hizo sus tareas y después se puso a dibujar un poco en las orillas del lago para luego asistir a sus prácticas de quidditch. Después de una ocupada tarde se fue a dormir, no sin antes cenar algo. Paso una agradable noche de reposo, dormida tan profunda y relajadamente que no tuvo ni un sueño en lo absoluto.

Se estiró y se puso de pie, abandonando su cama. La volvió a tender dejandola impecable, cosa que hacía todas las mañanas. Siempre hacía la misma rutina, arreglaba su lecho, se lavaba el rostro, se ponía el uniforme del colegio y cepillaba su cabellera castaña. No se maquillaba a menos que hubiera alguna ocasión especial, pero eso no suponía un problema, pues tenía una piel joven y saludable. Luego venía la hora de desayunar en el gran salón. Salió de su habitación a la sala común, pero detuvo su ritual matutino al ver una inconfundible cabellera rojiza. Era Holly, al parecer la chica se había quedado dormida mientras hacía sus deberes.

No pudo evitar soltar una risilla, creía que la pelirroja era absolutamente adorable. No había una gran diferencia de edad entre ellas, simplemente un año, pero igual era como un hermana pequeña para ella. Hija de muggles, cosa que jamás le interesó, un día la defendió de unos abusones puristas y como dicen el resto fue historia. Era un chica en su opinión muy bonita y agradable, era buenas amigas. Vio como Holly se despertaba y la miraba para después darle los buenos días -Buen día Holly- sonrío radiantemente, con cortesía y amabilidad, antes de examinarla, se vía un tanto desaliñada -Veo que pasaste una noche ajetreada- echó un vistazo a sus deberes. Era una tarea de la profesora McGonagall, recordaba cuando le habían asignado esto, el curso pasado, al parecer se había dañado un poco el ensayo cuando la chica se quedó dormida en él.  -Deja te doy una mano- se ofreció Emmy como siempre dispuesta ayudar. Sacó su varita de su bolsillo y murmuró algunos conjuros, devolviendo el trabajo a su estado original. Le dio una leída, estaba bastante bien hecho y así se lo hizo saber como siempre buscando ser amable.

Con cariño sacó un pañuelo de su bolsillo y le limpió la mejilla para después acomodar unos mechones del hermoso cabello de Holly -Ya está, mucho mejor- le dio unas palmaditas amistosas en la cabeza. -Estaba apunto de irme a desayunar ¿Vienes conmigo? La comida en tu estómago te hará sentir mejor- le invitó amablemente, siempre le resultaba agradable tener un poco de compañía y ponerse al día con los amigos. Como iban en distintos cursos sólo podían verse en los ratos libres -Vamos- le animó con una sonrisa.
avatar
Emmanuelle G. Kingstone
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 9
Puntos Ganados : 21
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning for you, good night for me # Emmanuelle G. Kingstone

Mensaje por Holly G. Creed el Mar Jul 16, 2013 12:48 pm

Le sonrió, como si estuviera realmente encantada. Maravilloso. Bostezó de forma exagerada, frotándose los ojos, desperezándose — Ya me conoces, no creo que haya mejor lugar para dormir que una mesa dura como esta —ironizó, dando vuelta los ojos, sin poder evitarlo. Aun así le sonrió como siempre, agradeciendo su amabilidad. No pudo evitar lanzar un silbido, al ver regresar su trabajo en perfecto estado. ¿Cómo había hecho eso? Las veces que se le habían borroneado los pergaminos, y con un hechizo todo se solucionaba. Cuál, esa era la cuestión. Le hubiera preguntando, pero terminó por darle vergüenza, seguramente creería que era una tonta por no saber algo tan básico. Cogió el pergamino y lo metió en la mochila que estaba sobre la mesa— Tanto trabajó el escarabajo y en un tris, todo está perfecto —murmuró, como si aquello tuviera todo el sentido del mundo. Sacudió la cabeza, sacando ese bicho gigante de su cabeza— Gracias, Emmy, eres la mejor —agradeció, con sinceridad. Porque, realmente, no se veía capaz de hacer todo de nuevo y no le resultaba agradable entregar todo tan desprolijo, para eso bastaba su letra, no era necesario ningún agregado más. Sin poner demasiado cuidado, comenzó a recoger todas las cosas que había desparramado sobre la mesa. Enrolló los pergaminos y empezó apilar los libros, que más tarde tendría que llevar a la biblioteca. Sonrió a Emma cuando esta alagó su trabajo. Típico de Emma, siempre tan amable y considerada con todo el mundo. Aunque cierta satisfacción le recorrió al pensar que de verdad lo había hecho bien, después de todo, Emma siempre quedaba bien con todos, pero no por eso era una mentirosa.

El gesto de limpiarle la mejilla, le recordó mucho a su madre. Siempre, incluso en esos tiempos, que ya era bastante mayor, su madre terminaba limpiándole la mejilla de esa forma tan infantil. Frunció los labios divertida y se sopló el mechón de cabello que ella había inventado acomodar, pero terminó por dejarlo aun peor, ya que soltó unos cuantos más. Rió levemente. Debía de verse como un león en ese momento, con todos los pelos apuntando a un lugar diferente y un bulto justo sobre su cabeza, uno que había intentado pasar por un rodete. Las palmaditas en la cabeza, le hicieron sentir un poco como un perro bien amaestrado, pero prefirió omitir el comentario que tenía en la punta de la lengua—  Tendrás que cuidar que no me duerma sobre el tazón de avena  —comentó, divertida. Recordaba haberlo hecho una vez. Había estado tan cansada, que había terminado con la mitad de la cabeza en el plato. Le habían despertado las risas de sus compañeros y la sensación húmeda en el rostro. Bostezó, sin poder evitarlo, esta vez tuvo el cuidado de tarparse las boca. Los ojos se le pusieron llorosos por el sueño. Se los frotó—  Ando como hipopótamo  —comentó. No sabía si la muchacha entendería, ya que era imposible que hubiera ido al zoológico muggle de Londres. Uno de los libros de la pila que estaba haciendo rodó por el piso, hasta queda r debajo de la mesa. Agradeció que no fuera uno de las bibliotecas, si no, el suyo, unos cuentos de Oscar Wilde.

 Genial   —suspiró, agachándose sin ningún cuidado, metiendo la mano por debajo, tanteando en busca del libro. Miró a su amiga, desde abajo. ¿Así se iba a sentir siempre en su presencia? Desde abajo, como si aquella muchacha fuera una especia de perfección que no lograría tocar jamás. Suspiró, decidió que no era momento para darle importancia, ya luego se lamentaría por no llegar a ser nunca como Emmanuelle Kignstone. Desde abajo. Todo el mundo tan alto y ella tan pequeña, insignificante. Dejó de tantear el piso como idiota y optó por la solución más fácil—   Accio libro    —murmuró, con la cara en el piso. Mala decisión, el tomó le dio justo en la nariz, llenándola de pelusa. Se levantó y sacudió la cabeza, antes de estornudar con fuerza— Ahora puedo decir que "el libro me tiene hasta las narices" —dijo, en un comentario divertido, sonriendo. Le sonrió— Mejor bajemos ya, que mi dignidad ha llegado a su punto culmine —se aferró de su brazo.

Se limpió la nariz con la manga de la túnica. Le habían pasado cosas mucho peores y más vergongozas, aquello entraba en el rango de cosas realmente leves. Bostezó nuevamente— ¡Venga ya! Creo que mejor serán unas buenas noches para mí —se encogió de hombros, aunque no se soltó de su brazo. Si se quedaba dormida sobre su comida nuevamente, siempre podía tomarlo como algo interesante para contar. Con la mano que tenía libre, cerró la mochila que había dejado sobre la mesa— Entonces, ¿cómo hiciste para dejar mi pergamino perfecto? ¡Lo bien que me vendría eso! —exclamó, preguntando, sin temer a quedar como una tonta. ¿Qué importaba en realidad? Emma era su amiga después de todo.
avatar
Holly G. Creed
» Ravenclaw
» Ravenclaw

Mensajes : 8
Puntos Ganados : 24
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Good morning for you, good night for me # Emmanuelle G. Kingstone

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.