Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas
» Besinci Element - Confirmación - Normal
Vie Nov 29, 2013 2:41 pm por Invitado

» •·• Try It •·• foro de promoción •·• Únete! •·•
Jue Nov 14, 2013 12:52 pm por Invitado

» [Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite {Error en nuestros botones}
Sáb Nov 09, 2013 7:03 pm por Invitado

» Accio Hogwarts! (Conf. Af. Normal)
Sáb Nov 09, 2013 5:41 pm por Invitado

» [ Gay Real / Slash / Yaoi / Amo&Esclavo / +18 ] ~Cerberus Project~ Élite
Sáb Oct 26, 2013 1:33 pm por Invitado

» Moon Spell RPG {Afiliación normal}
Jue Oct 17, 2013 5:54 pm por Invitado

» Cierre de temas por inactividad
Jue Oct 10, 2013 5:17 pm por Jessica A. Glory

» CerberusProject [Gay/Slash/Yaoi AmoxEsclavo]-Élite- [Refresh]
Dom Oct 06, 2013 6:18 pm por Luminion Indocare

» What the fuck...? {Wendy} +18
Vie Oct 04, 2013 8:29 pm por Wendy C. Kruger


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Jul 21, 2013 7:51 pm.










  • PUNTOS DE LAS CASAS:
    Pasa el mouse

  • Gryffindor-10-

  • Ravenclaw-10-

  • Hufflepuff-10-

  • Slytherin-10-
















AFILIADOS HERMANOS

AFILIADOS ELITE
[51/60]

Cruel Intentions


Titanic RPG
LSU
OPPUGNO THE LIGHTS Protego Maxima
Age of Dragons
TLC Crear foro
Stanford University PL



AFILIADOS NORMALES







No hay nada como las cocinas para estudiar —James C. Potter

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay nada como las cocinas para estudiar —James C. Potter

Mensaje por Dorothea T. Benoist el Mar Ago 06, 2013 7:10 pm


Martes 25, Septiembre; 19:25

A Dorothea no solo le gustaba el aspecto de su sala común, tan acogedora y cálida: adoraba su ubicación. Amaba tener la cocina al lado, podía ir a ella siempre que quería, o casi siempre. Solía pasar mucho tiempo en ella, todos los elfos eran amables y serviciales, aunque algunas veces resultaba espeluznante, y por allí no solían pasar muchos alumnos, por lo menos, ella se había encontrado con muy pocos alumnos allí. Cuando la biblioteca se llenaba tanto que no estaba cómoda, normalmente en época de exámenes o cuando, simplemente, quería estar sin compañía humana se iba a allí. Ella era una persona que no toleraba demasiado los ruidos fuertes, le impedían concentrarse y le producían dolor de cabeza, pero por alguna extraña razón el movimiento y los ruidos que hacían los elfos al preparar las comidas no la molestaban. Se había acostumbrado a ellos, pues iba a las cocinas desde su primer año, y había aprendido a no prestarles atención, como si fuera música en vez de cuchillos cortando, cucharas revolviendo y todas las demás cosas que se hacían al cocinar. Aunque, sinceramente, si en la cocina sonara jazz Dorothea las visitaría con mucha más frecuencia. Jazz… sí, sería una buena idea. Cogió una manzana de una cesta, segundos después un elfo añadió una nueva manzana a la cesta. Elfos, criaturas singulares. Por ellos estaba allí y no en la biblioteca, que había encontrado con una cantidad de alumnos normal, casi inferior a lo normal. Tenía que hacer un trabajo sobre ellos y, ¿qué mejor que observarlos en persona? Había sacado de la biblioteca un libro sobre ellos y tenía información suficiente, pero aun así quería observarlos, más de lo que hacía al ir allí —Perdone, perdone —llamó a uno de los elfos, no le importaba lo que dijeran, ella los trataba de usted—, ¿puede decirme por qué los elfos tenéis tanto miedo a que os den una prenda, es decir, a que os dejen libres? —ante la sola mención de ser libre el elfo empalideció y se puso a hacer su trabajo todo lo rápido que pudo, como si intentara demostrar que era útil—. ¡Tranquilo! No lo van a liberar —No le gustaba hablarles así, de liberación, les hacía parecer esclavos y, aunque en muchos hogares mágicos eran tratados de forma parecida o igual, Dorothea Dorothea prefería pensar que eran trabajadores, trabajadores sin sueldo. No lograba comprenderlos. ¿Por qué unos seres con unos poderes mágicos tan asombrosos tenían que servir a los magos? ¿Por qué esa necesidad? Era incomprensible.

Estaba claro que no iba a sacar nada útil de los elfos, excepto una descripción sobre su increíble velocidad y calidad trabajando. Bufó y mordió la manzana que había cogido antes. Abrió el libro sobre los elfos de la biblioteca y con prisa buscó la información que necesitaba. Había perdido demasiado tiempo intentando hacer hablar a los elfos sobre su condición. Aunque no tenía que entregar el trabajo hasta la semana próxima a Dorothea no le gustaba dejar las cosas para más tarde cuando tenía tiempo para hacerlas. Ya había terminado todas sus tareas urgentes, ¿por qué no adelantar trabajo? Mojó la pluma en el tintero, un invento algo incómodo que el equipo directivo podía pensar en quitar, y comenzó a escribir. Por suerte tenía una idea en mente, odiaba tener que tachar y volver escribir en otro. La puerta se de la cocina se abrió y del susto, Dorothea llegaba a aislarse mucho al leer o escribir, trazó una raya desde donde estaba escribiendo hasta la mitad del pergamino. Abrió los ojos todo lo que pudo y murmuró para sí maldiciones al que había entrado, sabía que no había sido su culpa, pero odiaba demasiado que le pasara eso.
avatar
Dorothea T. Benoist
» Hufflepuff
» Hufflepuff

Mensajes : 21
Puntos Ganados : 31
Fecha de inscripción : 30/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay nada como las cocinas para estudiar —James C. Potter

Mensaje por James C. Potter el Miér Ago 07, 2013 8:45 am

Tenía hambre. Y cuando se tiene hambre y no son horas de comer, lo mejor es ir a las cocinas. Allí siempre encontrarás algo que comer, proporcionado por un servicial y amable elfo. No entendía el por qué se autoesclavizaban, o esas manías que tenían todos de castigarse por gilipolleces. Había tratado desde pequeño con elfos domésticos, y pese a que muchas veces lo intentaba, no lograba hacerlos cambiar de opinión. Eran tozudos como mulas.

Lentamente me dirigí a las cocinas, evitando fantasmas, retratos y alumnos. Que me viera un profesor me daba igual, no es ilegal, y todos ellos saben de su ubicación. Pero un alumno... Tampoco era cuestión de que se enterara todo el mundo de que los elfos estaban allí.

Abrí la puerta y entré tranquilamente, lo que ocasiono que un montón de elfos se me lanzaran encima para ofrecerme varios alimentos.

–Haber, tranquilidad que tengo hambre, pero no me voy a morir –Dije, dirigiéndome a una de las mesas, para darme cuenta que estaba ocupada por una chica ¿Leyendo? ¿Qué lugar eran las cocinas para leer?

–Curioso lugar para leer –Me senté tranquilamente, cogiendo varios pastelillos de una bandeja que me ofrecían.

OFF: Me quedó corto pero sorry, hasta el fin de semana que regreso a casa no tengo mucho tiempo.
avatar
James C. Potter
» Gryffindor
» Gryffindor

Mensajes : 143
Puntos Ganados : 136
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.